17.8.06

cadáver exquisito

había una vez un zapato que cuando paseo al gato que sólo tenía debilidad por sus compañeros de trabajo que al final terminan siendo amigos porque no tengo lo que me gusta

***

conozco a un perro negro, cuyo nombre empieza con la letra r, nunca la podía pronunciar bien, entonces fue a ver a la fonaudióloga que estaba constipada y prefirió salir de aquí y vagar por las calles, trepar por las paredes y aullarle a las voces que se dejan oir

(las cosas que hacemos de 22 a 23 en el laburo. no, no hay mucho trabajo en esa hora...)
(cada vez que releo el primero, me agarran ataque de risa. por eso los publique. para poder reírme.)