28.9.06

(...)

pero más allá de todo. más allá. y yo espero, que es lo que se hace en estos casos. cualquiera lo sabe. uno se sienta y espera y piensa. imagina cosas imposibles. imagina cosas improbables. canta un poquito. llora. no mucho, pero llora. camina con cuidado, en punta de pie. acaricia el aire frío con sus manos y toca el agua con la yema de los dedos. y vuelve a pensar. a imaginar. a soñar.
y así estoy yo. rozando el paso apenas con mi piel, para asegurarme que es correcto el recuerdo que tengo de su texura. dejando que la lluvia me moje la cara y el cuerpo. caminando un ratito, para después sentarme cansada. a seguir esperando.

y seguir esperando.



(hace un tiempo, violentamentefeliz era un fanzine en papel. este texto es de aquellas épocas. debe tener cinco años, más o menos. me lo encontré el otro día, ordenando...)