6.11.06

tener suerte

Soy una chica de suerte, de muchísima suerte, cualquiera que me conozca un poco sabe que generalmente me pasan las cosas como si estuvieran guionadas o algo. Tengo ejemplos de todos los tipos y colores, desde los trabajos que conseguí, los amigos que tengo o los lugares a los que viaje, como las pequeñas cosas cotidianas, que son los que a mí más me gustan.

Hoy me tenía que tomar el subte D a las 18, hor pico si las hay. Cuando paso por los molinetes, veo el cartel que dice "línea D con demora". "Bueh", pienso lo más relajada, "todo bien, no tengo apuro". Bajando por la escalera, se oye el sonido de un subte que para y todos empiezan a bajar más rápido. Yo sigo, tranqui. "Si es el mío, y lo pierdo, todo bien." Termino de bajar y era el mío. Pero justo en la zona de la escalera, estaba llenísimo, no se podía seguir. Empiezo a caminar, suuuuuuuuuper tanquila, en una dirección, pensando "bah, ahora se cierra la puerta y se va, no voy a llegar a subirme, así que no voy a correr". Finalmente, llego a una puerta que tiene espacio y me subo, con todo el sosiego del mundo. Ni bien termino de subir, suena la señal y se cierran las puertas. Y el vagón en el que estoy no sólo no se llena, sino que se vacía, en las tres estaciones que tengo de recorrido hasta llegar a mi casa.

Eso es suerte cotidiana.