5.8.07

parte de la verdad sobre el vf
(porque toda no la cuento ni loca)

No sé si esto me va a salir bien, estoy bastante desganada para escribir, pero no puedo dejar de sentir que en este cumple del vf tengo que rendirle tributo a su verdadero origen...

Ya lo saben, ya lo dije alguna vez: el vf tiene una historia algo mmás larga que este año de blog. El vf empezó como fanzine, en papel fotocopiado. Sus primeros números tuvieron el nombre en inglés, violently happy, pero para el nnúmero 3 se convirtió en vf, algo que me parece tanto más lindo.

El primer número fue escrito entre sep del '97 (¡1o años ya!) y marzo del '98, cuando se publicó. Era un fanzine como muchos de los que andaban dando vueltas: punky, fotocopiado y no muy original. En aquellas épocas yo era joven y pasaba mucho tiempo escuchando punk rock y leyendo otros fanzines. Había una escena hc punk emo etc., ferias, muuuuchos recitales. Y eso es más o menos lo que apareció en el vf.

El número 2 salió al poco tiempo y fue bastante parecido, y el 3 vino después, y es fue un poco más original. Los fanzines de la época eran, en líneas generales, bastante parecidos unos con otros, y salvos unos cuatro o cinco que se destacaban y eran realmente buenos, el resto parecían ser una especie de repetición de la misma fórmula, con la misma infomación y poco o nada nuevo que ofrecer. El vf no se destacaba particularmente, pero creo que tenía alguna que otra cosa... No sé.

El quiebre verdadero estuvo en el número 5. El número 5 salió después de un gran parate de un año. Y estuvo despojado de todo eso que antes lo había hecho un 'zine más.

El 5 fue algo así como un fanzine literario, pero no. Siempre renegué de lo que escribo, me encanta escribir, algunas cosas de las que escribo me gustan muchísimo, pero eso no significa que sean buenas. Creo que lo que escribo no supera el promedio y eso no me quita el sueño. Escribo porque no lo puedo evitar ni contener, no porque creo que lo que escribo vaya a ser algún tipo de revelación literaria... En fin. Con ese espirítu salió el vf 5, y su vida no volvió a ser la misma.

De ahí en adelante, el vf fue asípor la vida, muy libre, muy él. Salía cuando quería, era pequeñito (del 5 en adeltan fue hoja oficio doblada en cuatro, antes era carta al medio), y variaba de número a número. Ya no me acurdo muy bien cuál fue cuál (podría revisarlos, pero ya dije que ando desganada), hubo uno que fue sobre un viaje a Punta Alta, otro sobre mis vacaciones snobs (sobre mis vacaciones en el ciclo de la Lugones, je), uno de fotos, otro de dibujos... En total creo que fueron 14 números, y no estoy segura de cuándo salió el último, pero creo que fue en el 2003.

Esstuvo bueno.
Desde el primer momento me gustó hacer el vf. Primero, porque me gusta hacer fanzines, me gusta el armado, el pensar que poner, cómo ilustrar.
Segundo, porque me gusta el vf en sí. Era re simpático. Igual que ahora, no es que sea uno de esos blogs que están re buenísimos, pero es de lo más simpaticón, ¿cómo no tenerle cariño?

El blog no sé muy bien de dónde surgió. Yo tenía "La espuma...", que en ese momento se llamaba "Ironía", y me dio la gana de armar el vf en blog. Tal vez porque siempre tengo la sensación que el vf se puede colgar, pero nunca va a desaparecer. Puede cambiar de forma, pero no morirse. Y si algún día cierro el blog (a veces lo pienso, y puede pasar, conociéndome y conociéndolo, aunque no en el futuro cercano, no se preocupen todavía), seguramente al tiempo aparecera en otro formato.

El blog me dio la posibilidad de hacer algo que siempre quise hacer y que el papel no me pemitía, que era tener algo más cotidiano, poder hacer recomendaciones de pelis, de programas, de cosas que tuvieran un tiempo limitado. Por eso me impuse que se actualizara de lunes a viernes, en la medida de lo posible. En un año se publicaron 337 entradas... bastante bien, no?

El blog, por su parte, trajo cosas que no esperaba. Los comics son algo que jamás me hubiera imaginado. Las tiras de vf eran viejas, las había hecho en clase, y jamás las había publicado en las fanzines. Nunca pensé que una iba a llevar a otra. Tampoco que vf se iba a convertir en un personaje con tantos fans, o que iba a publicar aventuras mías de mí, o que iban a aparecer Fröid y Moz y Beto...

No sé. Estoy muy contenta con este blog. Así como es lindo hacer fanzines, es lindo hacer este blog, aunque a veces no sepa que poner. Je.

Tengo mucha gente a la que agradecer. Mucha gente pasó a lo largo de la extensa historia del vf. Hay nombres que no tienen mucho sentido ahora, o sólo tienen sentido para mí. La mayor parte de la gente siguió su camino, y tal vez sólo puedo mencionar algún que otro fiel puntaltense, a Loli y el circulo vircioso, pero no sé. No sé porque es gente que sigue en mi vida, pero no que pasa por aquí. Salvo Lemi. Lemi pasa. Mis agradecimientos a él por su siemprepresencia.

En cuanto a esta etapa del vf, bueno, es bastante obvio: las gracias son para ustedes. Este es un blogzine que no tendría mucho sentido sin los que pasan por aquí. Para los que vienen más seguido, ya saben que es medio como un café. No es que sea del todo bueno, pero es un lugar donde está bueno pasar el rato.

Pero además de ustedes, hay dos personas que merecen un agradecimiento especial. Una es Juan Solo, que estuvo desde el principio (de hecho, fue la primera persona que comentó), y que siempre le tira buena onda al blog, y que siempre me hace el aguante. El otro, bueno, ya saben. Hay muchas cosas de este blog que no serían posibles sin Subjuntivo. Desde los escaneos hasta algunas ideas, pasando por los links, el apoyo, las cosas interesante que comparte conmigo, y tantas cosas más que podría dedicarle un post entero, pero no da...






Esta es la loca semana de cumpleaños del vf*. Stay tuned para muchas cosas especiales. Mentira, son del estilo de siempre, pero con la onda cumpleañera.

*sí, me encanta la frase "la loca semana de"