5.1.09

libritos

en relación con esta cosas veraniego-recomendera que me pinta siempre en estas épocas, tenía ganas de revisar un poco mis lecturas del año (más que nada debidas al prof.), donde hay algunas cosits para recomendas y otras para no recomendar (aunque voy a dejar de lado los cuentos y poemas sueltos que leí en Teoría Literaria, porque son muchos y esto sería demasiado largo... sí, sí, ya sé, ya es demasiado largo... bueno, imáginense si incluyera los cuentos!).

Los buenos buenos

para empezar, Madame Bovary, de Flaubert, que fue una relectura que tuve que hacer para Lit. Meridional. lo interesante de Mme. es que siempre me dio la impresión de que es un libro que se disfruta más después de haberlo leído, con los recuerdos de la lectura y con ciertas imágenes inolvidables, y que durante la lectura provoca una cierta incomodidad (que siempre supuse que tenía que ver con los momentos que atravesaba Emma). estuvo bueno ver que a varios de mis compañeros que lo leían por primera vez les pasaba algo similar. 

Noches blancas, de Dostoievsky. Bellísimo. Y punto.

San Manuel Bueno Martir, de Unamuno: la verdad, no había leído nada del amigo U. y este libro fue uno de esos que... guaaaaaau. El tipo es un grande y me quedé mucho con ganas de leer más cosas de él. Y esta nouvelle... es entretenida, divertida, interesante, está muy bien escrita, es llevadera, pero no es para nada superficial o vana. No se deje engañar por el "san" del título...

Bodas de sangre, de Lorca. Otra rererererrererecontrarelectura. Lorca es uno de mis top top, me gustan sus poemas y sus obras, y creo que esta es una de las mejores suyas de él.

Seis personajes en busca de un autor, de Pirandello. Excelente. Todo el tiempo me preguntaba cómo se podía hacer esta obra en teatro, porque me pareció muy difíci. Por momentos, esto de los personajes me hacía recordar al ensueño de 300 millones (de Arlt, otra gran obra que leí este año), aunque eso fue pura asociación libre...

Varios poemas sueltos de Fernando PessoaLa verdá, me terminó ganando. Yo venía medio con grr hacia los escritores portugueses, por cómo venía el programa, y sabía que Pessoa era un grande y ya lo había leído, pero igual estaba mal predispuesta... Y ma ganó, así que el logro es doble. De los heterónomos, Álvaro de Campos se convirtió en mi favorito, seguido de cerca por Pessoa. 

Los que están bien

Doña Berta y otros cuentos, de Leopoldo Alas "Clarín". Clarín es otro grande, sus cuentos me gustaron mucho y el tipo escribía genial. No lo pongo en los buenos buenos porque Doña Berta es un embole mayúsculo (tiene su motivo, pero igual es aburrido), pero el resto de los cuentos son muy buenos, en especial "El sustituto" y "El duo de la tos". Y el que me pareció glorioso y si podría ir directo a los buenos buenos es "Mi entierro".

Nazarín, de Pérez Galdós. Mmm. Para mi gusto, el libro no envejeció del todo bien, y Galdós es un poco muy relamido.... pero tengo que admitir que la primera mitad me la pasé muy bien.

El avaro, de Moliere. No sé si será la versión que yo leí, o que tal vez el texto tal como lo escribió Moliere no envejeció lo más bien, pero no me pareció la gran obra de teatro. Esta buena, muy interesante la idea, algunos diálogos son geniales, pero tampoco me pareció así que me cambiaba la vida, qué sé yo... Anda bien. Supongo que en escena debe andar mejor.

Los emboles mayúsculos

El primo Basilio, de Eça de Queirós. ¿Para qué leer una mala y aburrida focopia de Madame Bovary, si ya tenemos a Madame Bovary?

Rimas, de Bécquer. Bécquer, sabelo, serás un matématico enfermito, tus rimas tendrán un análisis de paralelismos y otras huevadas que demuestran que las trabajaste muuuucho muuuucho, pero son un embole. Mayúsculo. Y encima son cursis. Feo de cursis. Aprendé de Lorca, que en las venas tenía sangre, no edulcorante líquido... 

Los malos malísimos

De amor y de sombra, de Isabel Allende. Malo, trucho, berreta, chato, vano. Usa el tema de la dictadura para darle valor a una novela a la que sólo le pude encontrar como valioso el hecho de que no hay muchas marcas de ubicación geográfico-temporal, por lo que podría ocurrir en cualquier parte... y si bien esto puede ser un recurso interesante en otras novelas, definitivamente lo hace más terrible (y convierte en peor aún a la novela) el hecho que sea lo único bueno que tiene... Menos 32 y me quedo taaan corta...

Fuera de programa

Fuera de lo de las clases leí poco, pero bueno. La ya mencionada 300 millones que es ge-nial, La internacional argentina, de Copi, que fue uno de los libros con los que más me reí en muchísimo tiempo, y algunas partes de la Ilíada y la Eneida (que tengo que admitir que se me hicieron más legibles de lo que esperaba). En este momento, estoy leyendo Vercoquin y el plancton, de mi bienamado, que tiene momentos en los que me hace reír a carcajadas absolutas, pero que también me parece un poco menor al resto de las cosas que ya tengo leídas de él...

y si llegaron hasta acá, para mañana les prometo un post minimalista... =D