16.2.09

los discos que me cambiaron la vida (I)


Hace un par de días tuve esta idea: hacer una serie irregular y algo incompleta de posts sobre discos que me cambiaron la vida. No discos que me gustan muchísimo, no discos que me parecen clave, no discos que creo que todos tengan que escuchar. Discos que me cambiaron la vida. Cuando tuve esta idea, pensé en hacer los posts de manera cronológica. Pero acá me tienen, despierta a las 6.53, desvelada por una pesadilla que me dejó pensando algunas cosas, entre ellas, con qué temas me despediría si supiera que me voy a morir. Qué tétrico, sí. Pero lo cierto es que se me vinieron a la cabeza dos temas de los Beatles.

Lo raro de los Beatles es que es una banda que no considero mi favorita (me quedo con los Kinks), ni creo que tuvieran las mejores letras (me quedo con los Kinks), ni creo que tuvieran los mejores temas o los mejores discos (dentro de la época en la que estaban...? vamos! Odessey & Oracle, Something Else, The Village Green y Arthur, Pet Sounds, Tommy, Velvet Underground & Nico, Freewhelin'... y voy a para acá, porque el etcétera es larguísimo). Pero sí creo que tenían una magia que no sé si otras bandas tenían. Y repito que no es que sean mi banda más favorita. Pero hay que reconocer que algo, una estrella, un compenente extra, tienen que haber tenido para haberse convertido en lo que fueron. Para que hayan sido ellos, y no otros. Más considerando, justamente, que había cosas de igual o mayor calidad por aquellos tiempos.

Y dejando todo esto de lado, a mí los Beatles me causan ternura. Y algunas cosas de su primera inocencia me alegran los días, y algunas cosas de su simpleza me conmueven. Pero bueno, tampoo es que sea muy difìcil conmoverme a mí... En fin, antes de seguir divagando, vamos al asunto del post...

Los Beatles estuvieron en mi vida desde siempre. Mis viejos eran fans absolutos. Y en casa se escuchaba mucha música. Y algunas cosas me quedaron. Pero el tema fue que en algún momento de mi adolescencia, mi viejo me regaló un equipo terriblemente berreta, pero con bandeja de vinilo. Ahí empezó mi amor por los vinilos. Yo fui a revisar los discos que tenía mi vieja, pero no reconocía ni conocía casi nada de lo que tenía. Salvo los Beatles. Así que me hice con Hard Day's Night, Help!, Rubber Soul, Revolver, Sgt. Pepper, Magical Mystery Tour, Yellow Submarine, Abbey Road, Let It Be... y los discos rojo y azul (1962-1966 y 1976-1970). No sé si sería que eran compilados, y pot lo tanto todas las canciones eran conocidas, o que me gustaban las dos fotos de las tapas, o qué, pero estos dos discos estuvieron mucho más presentes que toda la discografía completa Ahora que lo pienso, también es probable que estuvieran mejor conservados que los demás, y que se escucharan mejor. No lo sé. Sí sé que si pienso en algún clásico de los Beatles, se me vienen a la cabeza estos discos. Y hasta es bastante probable que no sepa en qué disco fueron editados originalmente algunos temas (ehm... "Penny Lane"? "Old Brown Shoe"??).

De alguna manera, los Beatles fueron responsables de muchas cosas de mi vida. Fueron los pionerosmi primera referencia en lo relacionado con los sesentas. Sin ellos, no me hubiera topado con los Kinks de la manera que fue. Pero eso lo dejo para otro post. Porque ese es otro disco que me cambió la vida...

Para que los disfruten: