28.1.10

Nine singular sensations

1.

Fui a ver Nine, gracias a Cass, y la verdad es que iba con el prejuicio de que me iba a parecer horrorosa. Nunca hay que hacer esas cosas. No hay que ir al cine con mucha expectativa positiva o negativa, porque entonces si la película es mejor de lo que te esperabas, terminas sintiendo que te gustó más de lo que realmente,  y lo mismo pasa al revés, cuando te inflan mucho una peli. No hay que hacerlo. Pero es inevitable. Así que Nine me gustó, pero no estoy segura de cuánto me gustó. Porque la película está llena de errores. Y tengo la sensación de que en el balance errores-aciertos, es más lo que me parece mal que lo que me parece bien. Y sin embargo, salí del microcine contenta.

2.

Hace  tiempo que no iba a un microcine. Me los conozco todos. El recuerdo más antiguo que tengo es de 1988, que mi vieja me llevó a ver Who's that girl?, pero seguramente haya ido antes a ver alguna otra cosa. Tal vez esa emoción influyó un poco en cuánto me gustó la peli? También era divertido escuchar a los críticos. Siguen iguales que siempre. Uno se pegó una siesta, con ronquidos y todo, y me hizo acordar a alguien... Tuve mi momento y todo, cuando nadie, ninguno de los cinco que había ahí, se acordaba de cómo le habían puesto (esto es jerga fílmica y quiere decir "no vamos a decir traducir, porque sabemos que los títulos no se traducen, sino que vienen de arriba, y a veces de muy arriba") a Easy Virtue. Viejo, qué gente.

3.

La peli arranca un toque mal. Lo primero que te dicen es que "hablar de la película es matar a la película", y vos sólo escuchás "algo huele mal en cinecittá". Y mi primera impresión cuando vi a Guido Contini fue ¿qué onda este chabón que se parece a Godard? Porque como puse por acá, el gran problema de esta peli es que tiene todo el peso de 81/2 encima, pero no sólo eso: quienes gusten de los musicales (como es mi caso) sabrán que esta película está basada en un musical de Brodway buenísimo, que se ganó todos los premios en su versión original y el premio TONY de mejor revival en la versión del 2003 (y es más, tal vez alguno de ustedes haya tenido la suerte de ver la versión que se hizo acá, que tantas buenas críticas cosechó, por ejemplo). Mmm.

4.

Pero después aparece ese elenco de grandes nombres, y uno puede tener sus dudas (yo no soy muy fan de la Cruz haciendo películas en USA, ponele). Y arrancan los números musicales, que son mejores de lo que esperaba (que era lo peor, debido al horroroso sufrimiento que me hizo pasar Marshall con Chicago), y como con cualquier musical, uno se deja llevar un poco...

5.

Pero no tanto. El elenco estelar no se luce mucho que digamos y, además de las pocas oportunidades de actuar, es justamente la luz la que juega en contra. Si yo fuera cualquiera de las actrices, demandaría al director: Nicole, a Penélope y a Sophia parecen mucho más viejas (terrible un primer plano a la Cruz donde se le ven arrugas en el cuello y patas de gallo), pésimamente mal operadas (por dios, señoras, esos labios!!); las otras, gordas-de-una-manera-no-estética (Hudson está con una cara de galleta que no es propia de ella, y Fergie parece una fábrica de jamones por todas partes...); Marion, la divinísima Marion, para mí la gran joya de la película, se pasa la mitad del metraje con bolsas bajo los ojos. La única que sale fantásticamente parada, que porta con gloria sus arrugas que le quedan bárbaro, y se la banca re bien con un escote, es la inigualable Judi Dench.

6.

Y en cuanto a las posibilidades de actuar, sólo le tocan a Penélope, que con el asunto de la luz no sale muy bien parada, a Nicole, a Kate y a Sophia por escasos segundos (y no terminas de creerles mucho). Dench siempre es un placer a los ojos, pero tampoco está muy presente, y la única que se come la película, porque se actúa todo, se canta todo, y podés ver cómo se desgarra internamente, es Marion Cotillard. Será por eso que le dieron dos números musicales, muy distintos, y para mí los mejores de la película. El único problema que tengo con esta actriz es... ¡¡¡¡¡¡¡¡¡por favor, dejen de ponerle vesitiditos negros!!!!! ¡ya sabemos que es francesa y elegente y que le quedan bien, pero viejo, si la vestís de fucsia fluorescente igual se va a actuar todo! ¡basta de ponerle look Chanel en cada película en la que está*!

7.

Tratando de entender por qué la habían matado tanto en Estados Unidos (terribles críticas), me puse a leer algunas reseñas de los sitios a los que más les confío (New York Times, Time Out New York, The New Yorker... -mucho New York en tan sólo tres sitios, no?-), y en la mayoría apuntaban a cosas que yo había visto: que DayLewis es un grande, pero que no le llega ni a los talones al Mastroianni de 81/2; que en general no llega a capturar la esencia que tenía la versión en teatro; que los números musicales parecen más de MTV que de un musical que se precie... Pero me llamó la atención que una crítica decía que, al día siguiente, no se acordaba de ninguna letra en particular, de ninguna melodía (algo que es medio clave en los musicales... digamos, si yo te tiro Singin' in the rain, o Rocky Horror Picture Show, o La novicia rebelde, o Hedwig and the angry inch, y vos viste alguna, automáticamente se te viene una -o varias- canciones a la cabeza). Me llamó la atención porque no fue lo que me pasó a mí. "Follies Bergères", por ejemplo, la tenía del musical de teatro, ok. Pero "Cinema italiano" es original de la peli, y es pegadiza (creo, de hecho, que es uno de los cortes de difusión), aunque es cierto que parece más un tema (y el musical parece un video) de Britney que de un musical. Peeeeeeeeeeeeeero Marion se zarpa con "Take it all", un tema que definitivamente queda en la memoria.

8.

Después de mucho pensar, escribir, comentar, contar, creo que la película me gustó más que nada por Marion Cotillard, y que Judi Dench también ayudó un poco a justificar eso. Y porque, como cualquier traspaso inter artes (libro-teatro, libro-cine, teatro-cine...), algo del espírtitu de las antecesoras, algo muy lejano, muy vago, pero sin duda de calidad, está presente. Una callecita romana. Leer el cartel de Cinecittá. Alguna fuente que nos hace creer que es di Trevi...

9.

Al terminar la peli, uno de los críticos se burló: "¡cinema italiano! es una yankiyada...!". Escuchame, pánfilo, vos sabés de dónde viene el cine musical, los grandes musicales, la estética, el rítmo, el estilo? Es un tributo, impropio si querés, al cine italiano. Pero no deja de ser un musical. Sí, tal vez también indigno para con su propio género. Pero no el hecho de que sea yankiyada te sirve para justificar eso. Qué cornos son, si no, Meet me in St. Louis, Carmen Jones o The Wizard of Oz, eh? No jodas, en serio, no jodás: de todas las críticas que le podés hacer a la película, si la única que tenés es esa, significa que... te falta saber de cine, pibe.

Ay, estos críticos, estos críticos...


(*sé que no es tan así, pero da esa sensación...)

pd, si alguien llegó hasta aquí, tiene mis felicitaciones, mi admiración, y un helado de frambuesa de regalo...