8.1.10

una especie de lista de lo que leí el año pasado

mhm, creo que no me voy a acordar de todo, pero la verdad es que me tocaron muy buenos libros en el prof y fue un gran año de lectura.

El seminario de lectura de clásicos me llevó a leer de costadito superclásicos que me faltan (y releer algunas cosas que ya había leído), y la verdad es que fue genial, porque me quedé con muchas ganas de más. ahí trabajamos con La odisea, La Eneida (que lo había leído el año pasado), La divina comedia, Otelo (la había leído hace mil años, y estuvo bueno volver), y Fedra de Racine. Y el Quijote. El Quijote que, además, lo tuve que leer para Literatura Española II, y que creo que fue uno de los libros más lindos que leí. En serio. El Quijote te asusta por bodoque y porque tiene chapa. Y por clásico. Pero la verdad es que si uno se relaja y se olvida de eso, es una novela genial, compleja y, sobre todo, divertidísima. Como ya recomendé alguna vez en les mots, tal vez es mejor leerlo sin obligación, un par de capítulos por día (los capítulos son en general cortos). Creo que uno puede disfrutar un poco más... En fin, el vf le hace el re aguante al Quijote.

En Española, además, leí El lazarillo de Tormes, que me lo devoré en dos sentadas, y que me divirtió muchísimo. Y Peribañez, de Lope, y El Alcalde de Zalamea, de Calderón, que también me gustaron mucho.

En Latín leí el Satiricón, que es un libro que, lamentablemente está muy incompleto y que hay que leer con teoría para entender de qué va la cosa en algunas partes. De todas maneras, la sección más completa y más conocida es la de Trimalción, que es genial. Creo que cualquier escritor moderno puede envidiarle todo a Petronio...

Finalmente, en Literatura en Lengua Inglesa leímos Hamlet, Romeo y Julieta, cuentos de Poe, Diario de un mal año y Desgracia (los dos de Coetzee), Bartleby, La maravillosa vida breve de Óscar Wao (de Junot Diaz, que me en can tó), El gran Gatsby y Dublinenses.

Recomiendo prácticamente todo lo que leí. En su gran mayoría clásicos, lo sé, pero no por eso descartables. Y al que quiera moderno, que lea Óscar Wao, que tanto.

Lo único que no me gustó para nada fue lo de Coetzee. Me parecieron aburridos, malos, llenos de golpes de efecto innecesarios y, como leí uno inmediatamente después del otro, me resultaron exactamente iguales (aun cuando Diario de un mal año tiene un recurso de mezcla de discursos medio particular e interesante, y toda una sección de ensayos que por momentos es interesante... la historia, la parte narrativa del texto, me pareció muy igual desde muchos puntos...).

Bueno, ahí tienen unas puntas para el verano (?).