25.5.10

receta informal de tarta de calabaza (más o menos como la que le di a la sra del super)

Hervís una calabaza, que sea chica, o fijate porque no la vas a usar toda, y entonces te guardas unos pedazos y te hacés un puré a la noche. Una vez que está como para puré, la sacás, escurrís, y esperás que se enfríe un poco.

Por otra parte, salteás cebolla cortada chica, con morrón colorado (si querés ponerle de otros colores puede andar, nunca lo probé), si querés cebollita de verdeo.

Mezclás la cantidad de calabaza separada para la tarta (esto yo siempre lo hago a ojo, como la mayoría de mis recetas, así que qué sé yo cuánto es de calabaza) con la cebolla y eso. Yo además le pongo queso port salut cortado en cubitos pequeñitos, y también, si gusta, se le puede poner choclo (ojo, que cuanta más porquería se le ponga, habrá que poner menos calabaza...).

Finalmente, a esa mezcla le sumás un cucharón grande de queso untable Finlandia (por lo general, madre para las tartas usa medio pote chico de crema, pero yo prefiero menos suavidad), tres huevos, sal, pimienta, un toque de nuez moscada, alguna otra especia que te guste y que combine.

Y todo eso va a la tapa de tarta, que ya está colocada en una tartera enmantecada. Y, si sos medio fanático del queso, le podés poner queso rallado por encima, pero no es tan fundamental como en la tarta de zapallitos.

Tres cosas:

- Dicen que hacer masa para tapas de tarta es fácil, pero yo nunca hice, y lo mío es cocina lo más ley del menor esfuezo posible.

- En general, las masas de fábrica de pastas son muchísimo más ricas que nada.

- Esto es medio obvio, pero como las masas suelen venir de a dos, hay tres opciones: o se hace una tarta con tapa, o se hacen dos tartas o se guarda una de las tapas en el freezer. Yo soy de la opción dos, que además de que permite hacer varias cosas al mismo tiempo (léase: ganar tiempo), te deja un montón de comida para que puedas pasarte la semana sin preocuparte tanto en cocinar.