18.3.11

esa intimidad simétrica

Muero de amor
como quien sale a pasear.
No lo puedo evitar,
la dimensión de lo que late.
No puedo ver,
muero de amor como al pasar.
Pero tu voz
resiste las horas,
cuando al hablar
veo el jardín florecer.

Hace dos días
quiero que llames
para tomar el té.
Ni en Barcelona
ni en Guatemala
hemos andado así.
Al esperar
tu voz que no llega,
no es nada fácil reír,
cuando me siento a pensar...

Hoy no quiero: la melodía me salvará.

No quiero ver,
muero de amor como al pasar,
pero tu voz
resiste las horas,
cuando al hablar
veo a lo lejos brillar
los girasoles que ayer buscaban luz.



Los girasoles,
Pablo Dacal

y vos sabrás...